Martes, 07 de Enero de 2014
Mauricio Miranda (2013)

abroad_04

Mauricio Miranda
Ingeniería Comercial
Primer Semestre 2013
Universidad: FH JOANNEUM, Austria

Relatar en tan pocas palabras no le hace justicia a lo que es la experiencia de vivir un intercambio, debido a tantos momentos y emociones vividas en tan sólo 6 meses, que te cambian totalmente la manera de cómo estás mirando el mundo, sencillamente es maravilloso.

El Global Business Program -programa en inglés para alumnos de intercambio- es un programa muy interesante con gran variedad de ramos a elegir los cuales exigen una alta participación de los alumnos, lo que permite intercambiar vivencias y puntos de vista en el ámbito de los negocios con gente de otras latitudes. Además su flexibilidad en cuanto a horarios se adapta a la vida del estudiante de intercambio. Había que hacer varias presentaciones a lo largo del curso lo que se convertía en una oportunidad idónea para practicar el inglés. Además la universidad cuenta con varios talleres extras para aprender o seguir profundizando el idioma alemán. El apoyo del equipo que trabaja en Relaciones Internacionales fue muy valorado y tanto ellos como los docentes fueron sumamente cordiales.

Se comparte con gente de más de 20 países diferentes, lo cual es sumamente enriquecedor a la hora de comentar diferencias y similitudes entre países. Con los amigos más cercanos creamos una 'pequeña familia', término que surgió de una conversación con el guardia de un parque de la ciudad. Es impresionante como en tan poco tiempo uno puede estrechar lazos tan profundos con cierta gente, lo cual a la vez tiene su lado agrio a la hora de partir, pero uno se va dando cuenta que eso hace parte de la vida misma.

La ciudad de Graz, Austria es ideal para hacer un intercambio, por su ritmo tranquilo de vida y tiempos de transporte. El idioma para mí por suerte no fue problema puesto que lo sabía de antes, aparte que en las tiendas se habla inglés sin problemas. Lo más complicado fue aprender a 'vivir solo'; desde comprarse artículos de cocina y aseo, pasando por cocinar, lavar, limpiar y planchar; y hasta acostumbrarse a separar la basura para reciclarla: ojala podamos como país implementar y acostumbrarnos a eso más temprano que tarde.

El hecho de tener que estar preguntando y buscando información para hacer trámites era complicado. El apoyo que uno recibe de la 'pequeña familia' es crucial para hacer de esto algo más llevadero.

Otra arista importante de estos intercambios, son los viajes, que te permiten seguir estrechando lazos de amistad, o bien conocer gente nueva, y aprender a desenvolverse en nuevos lugares y culturas. El hecho de tener que organizar viajes para que 'todo saliera perfecto' era una tarea desafiante y placentera a la vez. Sin duda son habilidades que uno va adquiriendo y en cualquier momento serán útiles.

En lo personal esto fue una experiencia inolvidable, muy difícil de describir en pocas palabras. Son seis meses intensos desde todas las perspectivas personales posibles y sin duda lo aprendido me servirá mucho no solo para lo académico-laboral, sino para la vida misma. Como se suele decir: "Hay que vivirlo". Hago el llamado a los estudiantes para que postulen a las becas que ofrece la Universidad y la FAE, en mi caso la beca auspiciada por Santander Universidades. Muy agradecido por esta única oportunidad.